martes, 21 de octubre de 2014

Camino del Avellano


El Camino del Avellano se inicia al finalizar el Paseo del Padre Manjón o Paseo de Los Tristes, siguiendo el curso del Río Darro.




Durante el Paseo se puede disfrutar de las vistas del Albaicín y Sacromonte


Al borde del sendero se pueden leer versos de poetas escritos sobre unas placas metálicas que se encuentran grapadas sobre piedras


Al finalizar el sendero llegaremos a la conocida fuente del Avellano

1 comentario:

  1. El Camino del Avellano es el nombre con el que se conoce uno de los paseos más arraigados en la tradición local. Tiene su inicio en el paseo del Rey Chico, y tras subir una pequeña cuesta, discurre sereno por la margen izquierda del Darro hasta llegar a la fuente que le da nombre.
    Hoy un paraje único para pasear. A nuestra izquierda y a nivel de nuestros ojos se domina el Valle del Paraíso con toda su masa arbórea y llena de huertezuelos agrícolas, flanqueados en la otra ribera por el paseo de las escuelas del Ave María. Si levantamos la mirada nos llega el camino del Sacromonte, con sus casas cueva revueltas con manchas de chumberas, y, si volvemos la vista hacia la ciudad, el fondo se cierra con el impresionante cimborrio de la catedral que empequeñece y anula cualquier otra masa urbana.Finalmente, a la derecha, hay numerosas veredas que escalonan el agreste y empinado cerro del Sol con la dehesa del Generalife, desde cuyas alturas hay otras miradas sobre el monte sagrado.El paseo termina, como se ha dicho, en la fuente del Avellano, de proverbiales y fresquitas aguas, que acabó por secarse cuando se recubrió de cemento la acequia real de la Alhambra que discurre muy avanzada la ladera del cerro del Sol. El Ayuntamiento la ha recuperado dotándola de agua potable.

    ResponderEliminar